3 de agosto de 2009

Ser o no ser madre lesbiana


Este post nace de la inquietud de la noche, de oír la cancela de la urbanización abrir y cerrar con su incansable chirrido que no deja pensar con claridad, de escuchar de fondo tv y estéreos a todo volumen que pasan a gran velocidad por la avenida, en fin de una noche de verano como cualquier otra en la que parece que el calor no nos dejara soñar en paz.

Un comentario del post anterior me hizo pensar sobre el tema de ser madres a secas o madres lesbianas, como diciendo que si queremos igualdad no tenemos por que hacer una diferencia de nombre, que somos iguales, entonces nace en mi el gusanillo de pensar si en verdad somos iguales y no habría que añadir el adjetivo lesbianas a la palabra madre, pero resulta que a mi me parece que si que hay diferencias por que aunque se supone que se vive una democracia de plenos derechos esto no es así, todavía hay muchas personas que no ven con buenos ojos nuestros logros en materia legal, mucho menos que tengamos la oportunidad de formar familias y reproducirnos, es real que cuando vas a un sitio y das los datos de tu hijo y dices no el niño tiene dos mamás, la gente se atraganta y suceden dos cosas o se te quedan mirando raro o se ponen eufóricos y te dicen que si, que bien que valientes que guay, no entiendo muy bien por que (a lo mejor tengo cara de matona y no me he dado cuenta). No podemos decir que somos iguales por que no se nos ve igual, no se nos cuestiona igual, no se nos dan las mismas oportunidades y estamos hablando de muchas cosas, por ejemplo el tema de las IA por la SS (no es nuestro caso) pero chicas a las que han tratado mal, a las que no se les permite acceder a los tratamientos, chicas que deben superar muchas barreras, quizás ya dentro del sistema cambia pero para entrar lo ponen difícil y cierran muchas puertas que quizás y digo sólo quizás si fueras una pareja hetero no pasarías por esto.

Hablamos también de hospitales, de trámites para obtener permisos de maternidad, papeleos para casarse, problemas con las filiaciones y no se cuantas cosas más que son como pequeñas o grandes piedras a mitad del camino que a una pareja hetero no le plantean.

En nosotras esta plantar cara y decir que aquí estamos la famosa visibilidad y que cuando por fin decides crear una familia es casi que obligatoria, tienes que volverte visible si quieres plenos derechos legales ya que debes casarte (para poder ser madre de tus hijos), debes firmar y declarar que quien viene a este mundo también es tu hijo cosa que en las parejas hetero no pasa, ahí se aplica la ley de tuya la vaca, tuyo el becerro), Estamos hablando de que queremos un mundo mejor no solo para nuestros hijos sino para los de todos los demás, siendo mas tolerantes, abriéndonos a la diversidad, pero en este punto quiero decir a la diversidad universal por que muchas veces queremos que se nos acepte y no aceptamos a los demás, esto tiene que ser recíproco. Así que si me preguntan si soy una madre lesbiana, diré que si, pero no por que haya diferencias, ni por que me vaya a poner una pegatina, ni mucho menos por que me vaya a poner a predicar en el desierto no soy tan valiente, como ya escribí en un post anterior, si consigo, si solo consigo que mi familia, mis vecinos, mi pequeña comunidad, mi diminuto mundo, pueda vernos con total normalidad, me daré por bien servida y diré que aporte mi granito de arena, espero que un día puedan desaparecer las etiquetas (cosa que veo muy difícil por que nos encanta etiquetar) por que quien no a oído, juan el carpintero ; pepe el borracho; maruja la loca, etc y por efecto rebote dicen, si, este es hijo de juan el borracho, esta la hija de maruja la loca, y así pues yo no dudo que digan, este es el hijo de las lesbianas, no dirán el niño de las dos mamis, o si ahí va la mami por opción, ni ahí esta el hijo de la otra mami, siendo realista, dirán ahí esta el hijo o la hija o los hij@s de las lesbianas, por que soy realista, no creo que nos vayan a llamar la familia homoparental eso ya seria demasiado para las marujas del barrio (ojo que me llevo genial con mis vecinas que nos acogen muy bien) perolas cosas so asi y nuestro mundo ira cambiando pero muy poco a poco.

Bueno ya no me enrollo mas con mis cabilaciones y desvarios.

7 comentarios:

un poco de sol dijo...

Acá en Argentina ni siquiera es el hijo de LAS lesbianas
Es el hijo de LA lesbiana y de su pareja
Entonces como hago para que mi hijo diga: Tengo dos madres...si acá no existe eso para la ley.
Entonces pienso en el y en que lo tilden no solo de tener una madre lesbiana
Sino de decir cualquier cosa! (¿cualquier cosa?)
Entonces la verdad queda acá en nosotros?
Que difícil.
Todas nos enrollamos!!!
Cariños.

patry dijo...

Me doy por aludida creo que que el comentario fue mío.
Es cierto que queda mucho por hacer para que se nos vea como algo "normal", pero si nos ponemos así no debemos olvidar Ana que en esta vida por desgracia los prejuicios siempre estarán presentes; y cuando digo siempre es siempre.
Al hijo del facha, al que es cura, al que tiene queridas, al que le gusta la música punk, al que es rojo, al que es sudamericano, al que es moro, judío, se tiñe el pelo de verde, monja,lleva el pelo corto, es motera, al que escucha Camela....
Hay millones de burbujas a las que yo llamo micromundos y estan separadas de otras y de todas por el simple hecho de clasificarse o sentirse identificado en diferentes y variadas cuestiones.
A nosotras nos une la homosexualidad, pero no tenemos mucho más en común: un blog, porque yo no soy ni madre y sin embargo para el resto del mundo estamos en el mismo lote.
Yo lucho por el vive y deja vivir y con ello adjunto al lema: no a los prejuicios, esto no quiere decir que cuando vea algo en la sociedad que no me guste no me implique, y no me gusta nada que por mi condición sexual mi vida se vea implicada en un camino más lleno de piedras que de rosas pero estamos para luchar en contra de eso y creo que de la mejor forma que se puede hacer es a partir de la visibilidad y la naturalidad, y si para mi vecino yo no soy normal sinceramente te digo que se joda, suficiente he tenido que pasar ya como para pensar en lo que piensan los demás sobre mi vida.
Y si mañana voy a la seguridad social y tengo problemas para poder ser madre o no me atienden como a cualquier ciudadano heterosexual me veré en un juzgado poniendo una denuncia porque para aquellos que les molentan nuestra condición sexual que sepan que tenemos hoy por hoy los mísmos derechos que ellos.
La historia parte de un hecho y las mamás de todos los blogs que conozco incluídas ustedes sois primerizas y valientes en la diversidad de las familias, habeis roto un molde muy importante, para llegar hasta donde estamos ahora hay millones de personas que fallecieron, fueron a la cárcel y recibieron fechorías y malos tratos a nivel social y familiar,ésto aún ocurre en muchos países, lo que evidencia que tenemos mucho por hacer y sin olvidar que también hemos conseguido mucho.
Un abrazo

Núria y Luisa dijo...

Por supuesto que somos madres lesbianas, totalmente de acuerdo con todo lo que dices Ana porque, como dices, la mirada que se proyecta hacia nosotras no es la misma que a las madres heterosexuales.

Las lesbianas en si luchamos contra una invisibilidad que se nos impone desde fuera (desde el no reconocimiento en la política, la salud, la educación, ...) y la que nos imponemos nosotras mismas desde nuestra propia lesbofobia aprendida con el factor añadido del miedo (la mochila de mujer nos incluye un montón de piedras que nos tenemos que ir quitando). Un ejemplo es la cantidad de mujeres lesbianas que firman con pseudónimos en sus blogs, que no cuelgan sus fotos, que se esconden a pesar de la valentía de contar sus historias. ¿Alguien imagina ésto en una madre hetero? Creo que veríamos marciano que lo abriera bajo un pseudónimo, nadie lo entendería, pero en nosotras es normal.

La visibilidad es nuestra mayor herramienta, y como dice Ana, ese ejercicio en nuestro entorno, la escuela, la familia, nos irá abriendo puertas a otras y las que vengan detrás lo tendrán más fácil.

Hace dos años no existía ni un sólo blog de mujeres lesbianas españolas que fueran madres o quisieran serlo, ahora somos muchas, sólo había que dar el primer paso. La visibilidad es como las fichas de dominó.

MADRES LESBIANAS, claro que si, alto, claro y con orgullo.

albika dijo...

Una madre es una madre, pero estoy de acuerdo contigo en que hoy por hoy,una madre lesbiana tiene que plantar mas cara al mundo, empezando por la concepción,arglar tantos papeles para que el hijo sea de las dos,salir 1500 veces al día del armario, tener que dar continuas expliaciones...
Quizá gracias a los esfuerzos de tantas madres lesbianas,un día no haya ninguna diferencia...
Besos pa los 3!

Lucky dijo...

Yo creo que para bien o para mal nuestros hijos seran diferentes que el resto, empezando porque su familia es disinta, porque su familia a tenido que luchar mucho para constituirse y nuestros hijos nos veran luchar por igualdades y aprenderan de ello, para bien o para mal aprenderan.

Gracias por tus reflexiones.

Un besito

Madres Lesbianas dijo...

Somos MADRES LESBIANAS,no solo madres ( por suerte o por desgracia de momento es así).
Con el tiempo y la visibilidad espero que las futuras generaciones sean solo " madres" y nuestros niñ@s "hijos" no "hijos de madres lesbianas".
Poco a poco lo vamos consiguiendo,no? con un poquito de esfuerzo pero somos madres coraje.
Besitos,valientes...

Adriana dijo...

Buerno, yo me salgo del tema...solo aprovecho para saludar a la feliz familia...Chicas, ya no las he visto por messenger y es que me imagino que estan muy ocupadas. Espero que Aqua este bien ya de salud por que en lo ultimo que me quede fue en que estabas enferma del estomago. Les mando un gran gran abrazo y un beso muy grandote para Daniel que esta wapisimo!!!
Su amiga que las quiere desde tierras mexicanas: Adriana.