24 de agosto de 2008

Lunes 25 de Febrero

Por fin llego el bendito lunes, entramos en la consulta y me pregunto el medico si estábamos bien, le comente que la regla no me había venido pero como soy irregular pues tampoco era garantía de que no me fuera a venir, nos comento que era pronto para una eco que él no le gustaba hacer la eco tan pronto, así que nos dio una orden para laboratorio y que nos hicieran la prueba de embarazo, bajamos y en cinco minutos nos tomaron la muestra de sangre y nada a esperar, la chica del laboratorio nos dijo que nos fuéramos a la consulta que ella ya llevaría los resultados, pero con los nervios no quisimos movernos de ahí, cuando salio se sonrió al vernos y bueno dijo que no nos los podía dar, ya lo sabíamos pero no queríamos que se perdiera en el camino así que fuimos con ella hasta la consulta, le entrego los análisis a la secretaria y ella a la enfermera, nos sentamos a esperar que nos llamaran, al cabo de unos minutos salio una pareja y nos llamaron, el médico nos felicito y dijo que era increíble pero que estábamos embarazadas, no podíamos creerlo era una sensación inexplicable en fin que lo habíamos conseguido de una forma inesperada e inusual; decía el médico que no se lo podía creer, la enfermera nos dio un par de besos a cada una y en fin ahí estábamos como flotando en una nube, nos sentamos y ya nos comento el médico que siguiera con la vida normal, que debía seguir con el ácido folico y me dio una receta nueva que tenia que tomarme el yoduk, le preguntamos que sucedía o si pasaba algo cuales eran los pasos a seguir, muy tranquilo nos explico en caso de que el embarazo no siguiera adelante me vendría la regla y que entonces teníamos que llamar de nuevo para empezar el tratamiento pero que tratáramos de mantener la calma que él no me daba de alta de su consulta hasta que no viera de forma clara un embrión con su corazón latiendo y que estuviera bien implantado.
Que alegría mas grande teníamos en el corazón, salimos de consulta y ya afuera en el pasillo nos dimos un abrazo y por supuesto nos fuimos a la capilla para dar gracias por nuestro milagro. Lotus y yo seguíamos con nuestra promesa de no decir nada a nadie por que claro era muy pronto para hablar de que estábamos embarazadas cuando solo habían pasado 19 días desde la inseminación.
Eso si yo no me aguante las ganas y cuando fuimos a hacer la compra compramos unos bodies que me encantaron en verde, ya sé que muchas personas opinan que no se debe comprar nada pero era tan grande la ilusión que no hubo poder humano que me detuviera en comprarlos.

2 comentarios:

Euge dijo...

Nosotras aguantamos más para comprar, pero en cuanto pudo María se aparecio con un pulover naranja igualito a uno que tenia ella. Casi me muero de amor!

Y como fueron las vacaciones?

Besotes

Raquel dijo...

=D

Una suerte que saliese a la primera, por los demás blogs que leo normalmente cuesta un poquito más, me alegro!!